martes, 10 de julio de 2012

el delta y su historia






EL DELTA
SÍNTESIS HISTÓRICA


















EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

Capítulo I
El Delta en sus inicios
  Nacen las plantas, los depósitos naturales de agua, animales que pueblan bosques, montañas y llanuras: también nace el hombre, así como los diferentes espacios terrestres que forman el planeta que habitamos.
  Las islas del Delta del Orinoco no han escapado a esta realidad. Comenzaron a formarse a fines de la Era Terciaria y son el resultado de una lucha librada entre dos grandes potencias: el Océano Atlántico, cuyas aguas llegaban a las estribaciones de la Sierre Imataca y el Orinoco, acompañado por los numerosos ríos y riachuelos que en él desembocan elevando el volumen de su cauce durante el lapso comprendido entre 'los meses de mayo y agosto, fenómeno natural que se produce todos los años y es conocido a través del tiempo y de la Historia como "Crecientes del Orinoco". las cuales han hecho posible la acumulación de grandes masas de sedimentos integrados por diversos materiales. Así nacieron las islas del Delta. En la medida que fueron haciéndose mayores ocuparon el espacio que antes era propio del Atlántico, cuyas aguas se retiraron para que se creara la Zona Deltaica con una superficie de 18.81O Kms.2, la cual, unida a los 21.390 Kms.2 que tiene la Sierra Imataca, hacen un total de 40.200 Kms.2, área total del Estado Delta Amacuro.
  Las mencionadas islas fueron cubriéndose de vegetación para convertirse en hábitat de diferentes especies animales. Posteriormente el hombre las transformó en paisajes geográficos culturales, para su propio beneficio, constitu­yéndose en asiento de centros poblados cuyos habitantes fueron y continúan siendo amantes del trabajo.
    Las  islas  del  Delta del  Orinoco están limitadas por   los   caños            





EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA



que nacen del Orinoco y por éste formando todos ellos lo que se conoce con el nombre de red fluvial deltana.


El ayer prehispánico:
  El término prehispánico se aplica para designar todo cuanto existía en el continente Americano antes de le venida de Cristóbal Colón. Algunos historiadores utilizan la denominación precolombino. con igual finalidad.

  La población prehispánica del Delta Amacuro estuvo constituida por diversas tribus aboríge­nes que fueron los siguientes: Aramayas, Arawak, Caribes, Pariagotos y Panacayos en le Sierra Imataca; y los tiuitiuas,      mariusas y waraos, en la zona deltaica.

     De todas estas tribus sólo han sobrevivido los waraos que en número           de 15.000. aproximadamente siguen siendo pobladores de las islas del Delta. a la vez que conservan su cultura ancestral representada en diversos aspectos entre los cuales destacan la música, las danzas, el canto, la artesanía, así como sus creencias religiosas. Todo este hermoso patrimonio conforma el gran acervo cultural del Delta Amacuro, al cual vamos a referimos de inmediato para ratificar de esta manera el titulo que hemos dado al presente trabajo y para demostrar al mismo tiempo que nuestros pobladores autóctonos son poseedores de valiosos conocimientos.

   Los hallazgos de piezas de cerámicas y otros objetos de piedra pulimentada en el Delta del Orinoco, tanto en la zona deltaica como en la parte alta o Sierra Imataca, demuestran que esta región del Oriente venezolano fue asiento de una civilización que se remonta a muchos milenios antes de Cristo.

Como pruebas irrefutables de lo expuesto en el párrafo anterior podemos afirmar que en la zona de la Horqueta, jurisdicción del Departamento Tucupita fueron rescatadas a más de 20 metros   piezas   arqueológicas;.
EL DELTA, SÍNTESIS 




antropomorfa con el mentón partido. la cual representa un ser extraño a la fisonomía indígena. También fue encontrada allí una hacha lítica pulimentada, tamaño pequeño. con un promedio de 10.000 años antes de Cristo y un trozo fragmentario lítico pulimentado que se supone era un instrumento de tallar cerámica y utilizado para el pulimento   de otras figuras. En Santa Catalina se halló  igualmente   una      importantísima 

pieza pulimentada que data de 16.000 años antes de Cristo. Además de les piezas ya descritas. se han hallado varias de cerámica, como platos. vasijas, etc. que ratifican la existencia del hombre en el Delta Amacuro. desde hace muchos miles de años. De igual manera queda demostrado que los waraos, primeros pobladores de la zona deltaica, echaron les beses de ese acervo cultural a que ya nos hemos referido. el cual se hace presente a través del tiempo y de la historia, en los descendientes de la gran nación warao, reducida hoy a una mínima representación; pero celosa defensora de ese grandioso patrimonio que heredaron de sus antepasados.



Los waraos o guaraúnos:

Desde hace milenios el warao es habitante del Delta del Orinoco o zona deltaica. Su origen hasta este momento es desconocido. Algunos investigadoras afirmen que bajaron por el Amazona hasta el Atlántico y de allí vinieron a ubicarse en la ya mencionada región deltaica. desplazándose posteriormente por varias islas del mar Caribe, para reafirmar de este menare el nombre con el cual se les distingue. pues esto significa hombre o gente da las embarcaciones. La palabra warao está formada por el apócope wa. de wajivaka, que significa curiara y arao. que significa gente.

En la vida de los pobladores indígenas del Delta del Orinoco. Siguen predominando sus costumbres ancestrales, aun cuando la transculturizacion de la cual han sido objeto tiende a alejarlos un poco de  ellas. Cabe mencionar algunas de sus costumbres. mitos y creencias.

EL DELTA, SINTESIS HISTORICA



de ese ayer' remoto al que hemos hecho alusión. La alimentación es el producto de la caza, la pesca y la recolección del fruto del moriche, árbol que le proporciona además el vino, la yuruma y unos gusanos que para ellos' constituyen excelente comida. Además. El moriche les da la fibra para hacer chinchorros y el tallo lo utilizan como piso de sus viviendas levantadas sobre estacas en terrenos que la marea anega cada seis horas.



Los waraos son hábiles artesanos demostrándolo así las tallas en madera que realizan para representar animales, lo mismo que algunos de los útiles que necesitan para sus labores. Asimismo tejen cestos con fibras vegetales, de gran belleza y acabado perfecto.


El warao gusta de los espacios abiertos, por eso sus viviendas son amplias y descubiertas. Igualmente es amigo de incursionar por los caños y morichales en busca del diario sustento, tal como lo hicieron sus antepasados, lo cual les  recuerda  esa condición nómada que aún
no han podido erradicar del conjunto de costumbres que practican.

Entre la mitología warao se destaca "Kuai Mare". espíritu creador de todas las cosas cuyo padre es Jololí y su madre, Yajuna <también se les designa con otros nombres>. Kuai Mare tiene grandes orejas, con las que oye todo lo que se dice en la tierra y cuando camina, ésta se estremece.

Otro aspecto mitológico de los indígenas deltanos lo constituye el  Nabarao" u hombre que habita en el fondo de los ríos, donde tiene sus pertenencias <casa y conuco>. Cuando sale de allí es para causar daño a las mujeres de la etnia warao.

En cuanto a creencias, los waraos consideran que la forma de complacer y rendir tributo de reconocimiento a sus dioses. Es mediante   la   celebración   de  múltiples y raras fiestas  en las   cuales   se   suele
consumir grandes cantidades de bebidas preparadas a base de yuca,


EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA


batata y mapuey, puestas a fermentar. En dichas fiestas se interpreten danzas ancestrales y cantos donde se imita el canto de algunas aves, el rugido del tigre, etc. Los instrumentos musicales en tales festines son el violín, el tambor, la maraca y algunos otros,  hechos de diversos materiales.



Creen los waraos, y así lo practican, que en el momento en que la mujer de su tribu, tiene su primera menstruación, debe permanecer aislada: Luego se le corta el pelo a rape y es considerada apta pera la reproducción. De igual manera consideran que es saludable para la indígena bañarse en el caño o río donde habite,. inmediatamente después que da a luz y así lo hace, sin que esto le produzca ningún daño a su salud.


Los indígenas creen que si una persone muere a causa de un hecho violento, continúa viviendo dentro de esa comunidad; es por eso que, para evitar que ese espíritu penetre en otros habitantes de allí, se van a otra parte. Esta creencia permitía asegurar que el difunto era visto por algún miembro de la comunidad, con facultades para ello, realizando sus tareas habituales.

Pero muy por encima de todas estas creencias, mitos y costumbres de la población indígena del Delta Amacuro, como parte integrante de su ancestral cultura, está una realidad de una  gran  importancia la
que los eleva colocándolos a la altura de los "civilizados". Tal es su afición e la poesía. El indígena deltano tiene una gran vocación poética e inspirado en la naturaleza y otros motivos, expresa sus sentimientos en el habla de las musas. Al efecto. he aquí una muestra de esa expresión:

  Mocita joven...a ti yo te amaría...Si yo te quisiera...¿Me querrías tú a mí?...El muchacho aquél...¿está en tu casa?...porque si en tu casa está...a ti yo no te quisiera.  

  Convertido en canción este sencillo poema denota cómo el warao tiene

EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

sensibilidad para el amor y sabe manifestarlo en un bello lenguaje.

  Para cerrar estas breves informaciones acerca de los waraos, diremos que en los días de la lucha independentistas ellos se incorporaron a la misma y estuvieron presentes en diversas acciones. La transculturización  ha   hecho   posible   que el warao    haya  así asumido   muy importantes
posiciones dentro de nuestra sociedad. Así encontramos, gracias a su dedicación al estudio, a muchas indígenas incorporadas al quehacer docente en el seno de sus comunidades, y en otras. De igual manera, muchos de nuestros aborígenes prestan servicios en diversas empresas fuera del Delta. Otros han culminado felizmente sus estudios universitarios, entre ellos Pedro Krisólogo, escritor antropólogo e investigador de la  cultura de su pueblo. Aún cuando los indígenas deltanos no han podido lograr hasta ahora un nivel de vida que les . permita satisfacer plenamente sus necesidades.  El Ejecutivo Regional les dispensa las atenciones requeridas en cuanto a educación, salud y alimentación. Al efecto, en las comunidades guaraúnas funcionan escuelas donde se les enseña de acuerdo a los programas de educación vigentes. Asimismo, se le presta asistencia médica en las medicaturas de Curiapo, Guayo, Santa Catalina, La Horqueta y Pedernales, lo mismo que en los dispensarios que funcionan en centros poblados del interior del Estado. Quiere decir esto, que los indígenas deltanos no están talmente desatendidos.

  Durante mucho tiempo el Delta fue un apéndice del Estado Bolívar, y el año 1901. fue separado definitivamente de éste para constituirse  en Territorio Federal Delta Amacuro, 26 de abril, por Decreto del Presidente de los Estados Unidos de Venezuela, general Cipriano Castro. Véase página 15

En lo que se refiere a los pueblos del Delta Amacuro, éstos fueron formándose con la presencie de personas venidas acá, procedentes de diversos lugares del país, pero en su mayoría margariteños y sucrenses. También,  desde luego,  es  necesario que refiramos  en  este  trabajo   la

EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

presencia de trinitarios los cuales se incorporaron a la actividad agrícola en diversos centros poblados da esta Entidad Federal. En tal sentido podemos decir que la mayoría de los caseríos del Estado fueron habitados originalmente por personas que no eran deltanas. Así lo demuestra el hecho siguiente: durante la última década   del  siglo XIX, se ubicaron en ambas márgenes del caño Cocuina, desde su nacimiento hasta el caserío la Horqueta, más de 60 familias margariteñas de las cuales ha quedado una numerosa descendencia, igualmente, en los caseríos de Coporito, Macareito, Vuelta de los Indios, Playa Alta y Juncalito, entre otros, se asentaron muchas gentes provenientes del Estado Sucre, de Trinidad y de Margarita. No quiere decir esto que en el Delta no haya habido nativos de esta región para esa época, pero la población de esos caseríos aumentó con la presencia de aquellos a los cuales nos hemos referido.



  La ocupación predominante en los pueblos del Delta fue en aquel tiempo la agricultura y continúa siéndolo unida en la hora presente a la cría. En aquellos tiempos (90 ó 100 años atrás), se realizaron grandes plantaciones de cacao. Como una prueba de esto recordamos al señor Ramón López que fomentó una hacienda de cacao en la Horqueta  de 30.000 plantas, asimismo Juan Antonio Rosas en la misma localidad, Santos Wettel, en Mecareito,  Juan Rivas Patiño en Macareo Santo Niño y los hermanos Víctor y Juan Velásquez en Araguaito. Estos son, entre otros, algunos de los pioneros de le agricultura en el Delta. Llegaron a esta región y echaron las bases de lo que hoy es el actual progreso por consiguiente, todos los agricultores deltanos de aquellos días, son merecedores del más alto reconocimiento, porque ellos afrontaron y vencieron muchas dificultades para convertir las islas del Estado en fértiles campos de producción agrícola, donde se cosecharon millones de kilogramos de maíz, cacao, arroz y café, lo mismo que plátanos y otros frutos.



EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

  Con  estas informaciones acerca del Estado Delta Amacuro hemos querido proporcionar a nuestros lectores une idea de lo que es esta importante entidad del Oriente venezolano. donde existen recursos extraordinarios, cuya racional utilización puede contribuir e su desarrollo integral.

Actualmente el Delta Amacuro. gracias a la acción positiva del sistema democrático, desde el gobierno. se perfile como centro de muchas realizaciones que de llevarse a feliz término habrán de producir resultados favorables al interés colectivo. Así, podemos observar como se están diseñando programes para acercar e la juventud deltana a la  línea limítrofe con el territorio que estamos reclamándole a la República de Guyana. Dichos programas incluyen la explotación racional y tecnificada de la tierra y los recursos forestales allí existentes, como una forma de incrementar el poblamiento de esa zona. Asimismo, hay preocupación por estrechar cada día más la amistad y relaciones con la República de Trinidad y Tobago, la cual ha creado un Consulado en la capital deltana. Esto servirá para que se establezca un mejor intercambio comercial con dicha República, entre otras cosas. De igual manera se trabaja para mejorar la educación y con carácter permanente está en marcha la campaña regional de alfabetización en virtud de la  cual un elevado porcentaje de compatriotas será alfabetizado en tiempo récord, en provecho del desarrollo regional, en todos los sentidos...    


  En síntesis y sin que esto pueda tomarse  como expresión demagógica, puede asegurarse  que el Delta Amacuro camina con pasos firmes y seguros hacia la superación social, económica, cultural que sus hijos desean para beneficio de sí mismos y de sus descendientes. A los problemas existentes se les busca soluciones concretas, porque así lo demanda el momento que vive el colectivo deltamacurense, que le ha tocado asumir una actitud de prolongada resignación.


EL DELTA, SÍNTESIS HISTRICA

Conquista y colonización

   Colón reconoció la existencia del Orinoco al situarse en su desembocadura el 31 de julio de 1498. Alonzo de Ojeda recorre la costa del delta de nuestro gran río, y en el transcurso de 1500 lo hicieron Vicente Yánez Pinzón y Diego de López. Posteriormente en 1501 Joan Berrío de Queso penetra por el Orinoco, al que le da el nombre de Uraparia, por haber llegado a una población indígena que tenía ese nombre, ubicada cerca del lugar donde hoy existe San Rafael de Barrancas,  en la margen izquierda del referido río.

   Diego de Ordaz entra por el caño Manamo el año 1532, y remonta el Orinoco hasta los raudales de Atures, de donde tuvo que devolverse, siendo su guía un nativo de origen arahuaco. Otras expediciones siguieron a la de Ordaz hasta 1595, cuando Antonio de Berríos funda a Santo Tomás de Guayana en el sitio que hoy ocupa el caserío de Los Castillos. Como testimonio de dicha fundación están dos reliquias históricas del Delta del Orinoco:  El castillo de San Francisco de Asís y el  de San Diego de Alcalá, conocido este último como el castillo de Padrastro, por hallarse sobre una colina de este mismo nombre. El castillo de San Francisco de Asís se inicia en 1678 su construcción por orden del Gobernador Tiburcio de Azpe y Zúñiga, bajo el diseño y supervisión del padre Domingo de Santa Águeda, compañero de Berríos en sus expediciones. En 1747, el Gobernador Diego Tavares concluye la construcción del castillo de San Diego de Alcalá, planificado con una sólida estructuración, capaz de resistir cualquier ataque frontal de piratas, corsarios y aventureros ingleses, holandeses, franceses , etc. Ambas fortificaciones se encuentran ubicadas en la margen derecha del Orinoco. Para 1679 el castillo de San Francisco de Asís fue atacado por holandeses, y en 1684 por franceses, pero no obstante las cuantiosas bajas del fuerte, ningún barco  enemigo pudo continuar  río arriba. En 1749 ambas fortalezas fueron vencidas por los ingleses, que contaban con más de 500 carabineros y unos 150 cañones modernos, contra 90 soldados de la Corona española y 56 lugareños armados con artillería

EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

arcaica. Esta derrota contribuyó a la construcción  de un tercer castillo en  la margen izquierda del caudaloso río, el que se bautizó con  el nombre de Castillo San Fernando, y fue terminado en 1760.

   La instalación de dichas fortificaciones emana de una necesidad imperiosa;  las diferentes etnias precolombinas que habitaban en las riberas del Orinoco, donde habían llevado vida sedentaria y desarrollado procedimientos para el cultivo de la tierra y habían creado  comunidades que coordinaban sistemas de vida, y habían mantenido asimismo un vínculo activo con los habitantes de las costas del mar Caribe y sus cuantiosas islas, a donde llevaron las experiencias vividas en sus lugares ribereños del Orinoco,  y mantenían un frecuente contacto con filibusteros, piratas, corsarios y   toda laya de aventureros extranjeros. En 1595, los españoles fundaron a Santo Tomás de Guayana en la ribera del Orinoco, esta ubicación facilitó el ataque de naves de enemigos de la Corona española que surcaban las aguas del Caribe, y penetraban a través  del Orinoco sin ningún inconveniente. Había circulado entre aventures holandeses, franceses e ingleses la leyenda del fabuloso reino de Manoa, donde se guardaban los mayores tesoros del Nuevo Mundo, contada por los propios indígenas. Inglaterra fue el país que sintió más codicia por la prodigiosa tierra de Guayana, contentiva de la incalculable fortuna, y de esta manera Isabel I encomendó a Walter Raleigh,  la personalidad de la piratería de mayor confiabilidad del Reino Unido,  apoderarse a como diera lugar del Orinoco y de Guayana. Las riquezas de Manoa no sólo deslumbraron a los logreros, piratas y corsarios extranjeros, sino también a los propios españoles, y a la gente nativa de las antillas:  margariteños, puertorriqueños, cubanos, dominicanos, etc. Los Castillos de Guayana fueron el control más importante de la navegación por el Orinoco,  vía que daba acceso a las entrañas del territorio venezolano:  las llanuras, la selva, las estribaciones montañosas, las áreas mineras, etc. Para algunos analistas de la Historia, merced a los Castillos de Guayana la región del Delta y el Estado Bolívar no son hoy día  territorio de la república de Guyana.


EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

   En los primeros tiempos de su construcción el castillo de San Francisco de  Asís desplegó una función dual, fue monasterio y fortaleza defensiva a la vez, donde monjes y militares participaban en actividades de control y vigilancia del canal de navegación, en conjunción con los propios lugareños que dieron muestras de una aguerrida voluntad. A partir de 1893, aquellas fortalezas cambian de nombre:  la de San Francisco de Asís toma el de Manuel Villapol, y la de San Diego de Alcalá el de Vicente Campo Elías. Desde 1985 se convierten en museo de historia, donde se muestran armas de la conquista, la colonización y la independencia;  asimismo se ofrecen ilustraciones de los distintos tipos de naves que surcaron el Orinoco, el mar Caribe, los océanos Atlántico y Pacífico.


La Gesta Independentista

   El Delta del Orinoco también participó en la gesta gloriosa de nuestra independencia . De manera sucinta mencionamos los siguientes hechos históricos:


-- El combate naval del caño de Macareo, el 27 de febrero de 1812.

--El encuentro entre el patriota Fernando Díaz y el realista       Ambaredes, el 7 de julio de 1817, donde perdió la vida el valiente margariteño.

--La Batalla de Pagallos, en la que el capitán de navío, Antonio Díaz, derrotó al anteriormente citado Ambaredes, el 6 de julio de 1817.

--La entrega de los Castillos de Guayana por parte del realista, brigadier Miguel de la Torre y Panto, el 3 de agosto de 1817, con lo cual Guayana quedó en poder de los patriotas.


EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

El Libertador en Casacoima

   Para el 3 de julio de 1817, el Libertador  instala su cuartel de operaciones y tareas militares en las adyacencias de la laguna de Casacoima, pintoresco sector de la geografía del Delta que entraña muchas maravillas y originalidad. Una laguna de aguas teñidas de raíces vegetales, donde viven casi todas las especies de peces fluviales de la América del Sur, rodeada de una frondosa y sugestiva vegetación tropical y de parajes encantadores. Para el 4 de julio de 1817, en horas de la madrugada, Bolívar, junto con  sus oficiales, se vio a punto de perder la vida en manos de los realistas de los castillos de Guayana, pero dice la leyenda que todos se salvaron al permanecer sumergidos en las aguas de la laguna de Casacoima. Mas hay otra versión, según la cual, gracias a un nativo del medio, el Libertador y sus acompañantes, se escondieron en una cripta sumamente secreta que había en los contornos de Casacoima. El 4 de julio del año 2000 se celebraron los 183 años del arribo del Libertador al suelo deltamacurense.

   Es muy importante declarar Monumentos Históricos:  la Laguna de Casacoima con la estatua de Bolívar, y Punta Cabrián, donde el 18 de julio de 1817, nuestra Armada, al mando del almirante Brión, le asestó un golpe mortal a la Corona de España. Cabe significar, asimismo, que en Casacoima el Libertador después de la pérdida de la Primera y Segunda Repúblicas, juró crear la Tercera por encima de todas las adversidades que pudieran surgir a su paso, y con ello emprender su famosa Campaña del Sur, que daría la independencia a Nueva Granada, Ecuador, Perú,  Bolivia y nuestra patria.

   En el Congreso de Angostura Bolívar revive su espíritu de lucha y de confianza en la independencia de América. En su brillante discurso, considerado como una de sus mejores piezas oratorias, el Libertador se exhibe como un visionario de los grandes triunfos que a partir de 1819 conducirían a la expulsión del poder español de América del Sur y el nacimiento de las nuevas repúblicas antes citadas. Sus vaticinios se

EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

cumplieron al pie de la letra, gracias a las victorias militares de Boyacá, 7 de agosto de 1819;  Carabobo, 24 de junio de 1821;  Bomboná, 7 de abril de 1822;  Pichincha, 24 de mayo de 1822;  Junín, 6 de agosto de 1824, y Ayacucho, 9 de diciembre de 1824...     
 
El Correo del Orinoco

   Desde muy temprana edad Bolívar sintió apego por la información objetiva, que respondiese a la verdad de los hechos, pues la colectividad no podía estar a la espalda de la realidad de las cosas. Este atributo del Libertador se hace más notorio durante los grandes tropiezos de la revolución emancipadora. De esta suerte considera indispensable la presencia  de un órgano periodístico capaz de convertirse en instrumento de ilustración popular y en vehículo de información de la causa de la independencia y de los hechos de interés público. El Correo del Orinoco, como vehículo del pensamiento revolucionario aparece el 17 de junio de 1818 en la ciudad de Angostura, hoy Ciudad Bolívar, y en su primer número dice así:

   Esta Gaceta saldrá el sábado de cada semana, y en ella se publicarán:

--Los Decretos y Actas del Gobierno; los Boletines del Ejército, y toda noticia interesante de los jefes militares, de los gobernadores o de la correspondencia particular.

--La información comercial tanto interior como exterior, los avisos de remates, subastas y precios de artículos comerciales.

--Extractos de periódicos tanto políticos como literarios.

--Variedades, donde se publicarán discursos, rasgos históricos, y diversos hechos, sean o no recientes, pero que entrañan interés público,


EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA
 
merecedores de admiración algunos, causantes de pavor otros,  sin  importar a cuál partido pertenece la gloria o el oprobio.
 
            En este primer número, el Libertador sugiere que El Correo del Orinoco no sólo sea un órgano de información, sino también de crítica al propio gobierno. El pensamiento periodístico de Bolívar tuvo en gran estima el valor de la opinión pública, la que no podía, en ningún momento, acallarse por la represión del poder brutal, que pretende esconder con sus acciones ignominiosas la verdad de sus errores. Para Bolívar la opinión pública era la primera de todas las fuerzas colectivas... 
























EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA


Capítulo II



El Delta como Territorio Federal


    Para 1884 el Presidente de Venezuela, Antonio Guzmán Blanco, eleva el Delta Amacuro a Territorio Federal, mediante Decreto de esa misma fecha. Antes de esta histórica decisión había permanecido sin personalidad propia, como apéndice de la región de Guayana, en calidad de Departamento Zea. Pero fue muy efímera esta nueva calificación política, ya que el 21 de octubre de 1893, Manuel Guzmán Alcántara, encargado de la Presidencia de la República, emitió un Decreto eliminatorio, incorporándolo de nuevo al Estado Bolívar. Mas el 26 de abril de 1901, el Presidente Cipriano Castro lo lleva nuevamente a Territorio Federal, hasta el 3 de agosto de 1992 cuando el Presidente Carlos Andrés Pérez promulga la Ley que lo crea Estado. El proceso de conversión que precedió a la citada Ley fue largo y participó de Comisiones especiales del Congreso Nacional que realizaron estudios y consideraciones importantes, sobre lo cual más adelante hablamos de manera breve, pero clara.

   Durante las décadas de los años 10 y 20 se multiplican en la región los establecimientos comerciales, gracias al desarrollo agrícola generado por el cultivo del cacao,  en grandes proporciones; el café, el maíz que llegó a superar las más optimistas expectativas; el plátano, que hizo del Delta una de las principales entidades bananeras del país y de la cuenca del  Caribe;  la copra de coco,   la explotación del mangle y la madera para construcción, fueron asimismo fuentes de divisas importantes de la región.  Hay que subrayar que el cacao deltano se consideró en Europa como uno de los mejores del mundo, y mereció placas de reconocimento


EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

por parte de países como Alemania, Francia, Inglaterra, entre otros. Durante  el   citado  período surgen  firmas  comerciales  de proyección internacional:  Hermanos Guevara, Hermanos Ceferino  y Max Rojas Díaz,  Juan E. Figueroa, Ernesto Salazar, Hermanos Rodulfo, Augusto Belfort, entre otras. Había, asimismo, numerosos establecimientos de menor solvencia, como fueron: Simplicio González, Antonio Cabrera, Francisco Castillo, Juan Lucino Lugo, Pedro Zurita Jiménez, Hermanos Ordaz, José Rodrigo Balza, Petra Jiménez de Figueroa, etc.  Aquel comercio en su mayoría era de gente margariteña, y  en su totalidad venezolana, pues por ventura ni los italianos ni  los árabes (estos últimos que llamamos turcos) habían hecho su aparición. El gran comercio, cuya actividad principal giraba en torno a la agricultura de rubros como:  el cacao, el café, el maíz, el plátano, el coco, la explotación del mangle y la madera, y más tarde el cultivo del arroz, centralizaba y controlaba la producción de los citados rubros en toda la geografía deltamacurense de los pequeños productores de los numerosos caños que se convirtieron en áreas productoras: Manamo, arteria principal del Departamento Tucupita;  Macareo;  Macareíto; Araguaíto, Araguao, Río Grande, Sacupana, etc. Esas firmas tenían el monopolio del comercio deltano para aquel entonces. Igualmente participaban del comercio de fármacos, de esta manera funcionaba al lado de la casa matriz, su farmacia:  la farmacia El Águila, de Hnos. Guevara;  la farmacia Nueva Esparta, de C. y M. Rojas Díaz;  Ernesto Salazar; tenía también la suya,  y había una farmacia que no se hallaba unida a cordón umbilical alguno, que era Farmacia La Fe, de Jesús R. Díaz.  La sede de las citadas firmas fue la ciudad de Tucupita, a excepción de Hnos. Rodulfo que se encontraba a unos 20 kilómetros de esta ciudad, en las márgenes del caño Cocuina, y Augusto Belfort, en El Sauzal, en la margen izquierda de caudaloso Río Grande. Tucupita, como ahora, era el mayor núcleo poblacional, y, asimismo, el centro gravitatorio de la economía, del comercio y de la vida colectiva en todas sus facetas. Había merecido como tal su jerarquía  de capital del Departamento que llevaba su nombre, y de la propia Entidad federal; los otros dos Departamento, Pedernales y Antonio Díaz, tenían instituciones mercantiles de menor cuantía.

EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

            En Pedernales funcionaba la firma Luis E. Barberi, dedicada a la explotación del mangle, a la fabricación de tablas, y asimismo operaba como contratista de la Creole.

            En el Departamento Antonio Díaz figuraban las firmas Medina y Soto, la de Hnos. Sucre y Rojas, apellido éste  último que nada tenía que ver con el de los Rojas Díaz de Tucupita. Todas aquellas entidades comerciales se dedicaban al negocio de los aserraderos, al comercio en general y a la  venta de pescado de procedencia fluvial y marina. Mientras que el Toro, Orocoima, Sacupana, Santa Catalina, Punta Cabrián y los Castillos desplegaban importantes actividades agrícolas.     La  isla de Tórtola, por sus maravillosos pastos, y la estupenda naturaleza del terreno, fue una zona de potreros apetecibles de los criadores de nuestra región, como  del Estado Monagas, que durante las décadas de los años 20 y 30 contribuyó, en gran manera, al desarrollo de nuestra ganadería.  El Delta, no sólo ha sido una región agrícola por excelencia de determinados productos, sino que ha tenido atributos insuperables para la cría. El período que media entre el año 1920 hasta 1930, ha sido, sin la menor duda, el estelar de la economía deltana, especialmente en lo tocante al desarrollo de la agricultura, al que podemos llamar la época memorable, y con la cual coincide el auge de la ganadería, aunque ésta no contó con un colosal número de cabezas de ganado, debido a la limitación de sus áreas de cría, por la cantidad de caños que conforman la geografía, la carne y la leche fueron, y siguen  siendo, de la más alta calidad. La industria del queso de cincho, uno de los mejores del país, nunca ha sido mejor que entonces...

            Tucupita, la capital más nueva del país,  para las décadas de los años 30 y 40, no pasaba de las 4.000 almas, sin embargo era, a pesar de su poca población, una de las ciudades de mayor actividad mercantil de la nación, con movimiento portuario que comprendía la presencia de vapores de diferentes calados, tanto mercantes como de pasajeros; de barcos de velas: botes, balandras y goletas, procedentes del Mar Caribe, en especial de Margarita; lanchas extranjeras y  yates de distintas            

EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

procedencias;  rápidas de actividad especializada de empresas petroleras 


varias veces a la  semana acuatizaban  en su puerto. Había, asimismo, dos vapores a chapaleta,  de esos que todavía existen en lo Grandes Lagos  de Estados Unidos,  el Delta y el Apure, cuya ruta era unir a través de la red fluvial el Estado Apure con el Territorio Federal Delta Amacuro, y las regiones intermedias: Amazonas, Guárico, Anzoátegui, Bolívar y Monagas, lo cual era un factor muy importante de intercambio social, económico y cultural. “El caño Tucupita, que hoy es una zanja depositaria de desechos putrefactos, algo así como un relleno sanitario, fuente de contaminación que atraviesa la ciudad de este a oeste, era en aquel tiempo  un río limpio, y navegable por botes, balandras y demás vehículos fluviales, el que servía de canal o vía de penetración agrícola para el transporte de productos del agro de las áreas adyacentes de nuestra ciudad capital. El estado de esa zanja que radia infección y olores nauseabundos, es  un testimonio fehaciente de la incapacidad gerencial y el espíritu inescrupuloso de los gobernantes que ha tenido el Delta después de la administración del Dr. Leoni, quien fue el creador de la obra que controla el volumen  de las aguas del Manamo. Sin tardanza alguna esa zanja ha debido ser embaulada, como un gesto de decencia gubernamental. Ha sobrado dinero para las extravagantes campañas electorales, donde parece haberse hecho gala de los peores excesos; pero ha faltado para una obra de verdadero interés público, como es ésa”.



            Para la segunda mitad de la década de los años 30, el cultivo del arroz alcanza elevadas proporciones, y cubre todos los Departamentos de la Entidad, lo que conlleva a instalar en Tucupita, en el sector de Rabo de Mono, a orillas del Manamo, cerca  de la calle del Cementerio, una moderna trilladora de arroz, de fabricación alemana;  de esta manera el Delta  pasa a ser una de las pocas regiones del país que lo abastecían de este importante rubro, que de ordinario se importaba del Asia. Y, podemos decir,  que para esta misma época, por desventura, cuando se estrenaba un nuevo producto del agro deltamacurense, como por arte de magia la terrible enfermedad de  la escoba bruja, hace su aparición y


EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA



la región exportaba directamente a Europa y Norteamérica, el que le generaba  la mayor  cantidad de divisas;  el cacao pertenecía a un tipo de planta de larga vida, de económico mantenimiento, muy diferente al maíz, al plátano, etc., las que no tenían la demanda foránea del cacao, que era el que le saciaba el apetito al pueblo y a las élites del Viejo Mundo.  Jamás, ni por chanzas, pensaron nuestros hacendados  que la plaga de la  escoba bruja, como maldición de los dioses del Olimpo, convertiría en humo y desesperanza sus mejores sueños, pues siempre creyeron que una hacienda de cacao era un patrimonio  imperecedero.



            Para el año 1943 cunde otra terrible tragedia, la creciente del Orinoco de ese año, que dejó bajo las aguas más del  90%  de las poblaciones del interior de la Entidad, borrándolas del mapa, con todas sus haciendas y sembradíos, y su floreciente ganadería. A partir de estas dos situaciones horrendas: la creciente y la escoba bruja, la economía deltana, desde el punto de vista agropecuario, donde reposaba su verdadera estabilidad y porvenir, colapsa hasta el día de hoy,  en que la supervivencia del colectivo regional es dependencia directa  del erario público: el paternalismo gubernamental, el tráfico de influencia y la lisonja para con el mandón de turno, son características, muy generalizadas, de la vida deltamacurense del momento. Antes todo era distinto: trabajo honroso,  dignidad en el trato, fidelidad  y honradez en el compromiso contraído, solidaridad y espíritu de convivencia, eran, entre otras muchas virtudes, las características dominantes.


            La creciente del año 1943,  como acontece de ordinario con las tragedias de grandes magnitudes, y de orden telúrico, trajo consigo una serie de secuelas:  diarreas que liquidaban una persona en menos de 48 horas; fiebres mortales, enfermedades de la piel, y,  sobre todo un pánico en la población del   interior del Delta, la  cual buscó refugio en Tucupita, donde el hospital era insuficiente para atender a los enfermos; las muertes cada día se multiplicaban y no había donde enterrar a los

EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA




recursos eran  inexistentes, y nunca llegaban de Caracas. Fue algo dantesco, la población interiorana, con excepción de algunas pocas almas que emigraron a los Estados Monagas, Sucre y Bolívar, hacinada en la Iglesia, la Logia, las escuelas públicas, la trilladora de arroz, las haciendas de la Aurora, Cuarenta y Ocho, el Medio, Casa de Tabla (esta era una hacienda de los Hnos. Rojas Díaz, ubicada en lo que es hoy Pueblo Loco), y otros sitios similares. No cabía la gente en la ciudad, que se había tornado en una isla, rodeada de agua por doquiera, donde no había  cloacas, ni acueducto, el agua de consumo se tomaba directamente del río, sin que mediase una forma de potabilizarla; el sistema de sanitarios no funcionaba porque el agua de la capa freática  manaba a través de las letrinas,   con lo cual aumentaba  el  estado de insalubridad.  Había absoluta carencia de camas para acostar a los enfermos, se utilizaba el piso de los inmuebles, y en muchos casos por no haber sábanas, ni almohadas, se recurría hacer uso de hojas de plátano,  para atender las emergencias. Entre los distintos tipos de diarreas, había dos que generaban el pavor. La diarrea blanca, que en menos de 24 o 48 horas liquidaba al cristiano más vigoroso, y para la cual el único medicamento eficaz que halló el Dr. Delfín Mendoza, quien era entonces  Director de Sanidad, fue una solución sacada del tallo del   cambur de seda. Dicha diarrea hacía estragos en la población adulta, y su proceso involucraba perforaciones intestinales; la otra era la diarrea de sangre, muy temible, pero menos peligrosa que la blanca. Entre los niños hubo diferentes clases de diarreas, fiebres y vómitos. La mortandad fue impresionante, los muertos eran enterrados en la parte alta de la región:  Santa Catalina, Sacupana, los Castillos... Conviene conocer que para esa época no se conocía la penicilina, y la mayoría de los fármacos empleados en aquella tragedia eran a base de sulfa.
   Nunca los recursos estuvieron tan ausentes. Para ese entonces el  Gobernador era Atilio Araujo, un andino  de una sensibilidad humana sin límites, persona ecuánime, con una gran  vocación de servicio. Era un hacendado del Estado Trujillo, y parte de su fortuna la consagró a
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA
atender  las necesidades del  pueblo deltamacurense,  como un verdadero apóstol del bien. En aquel momento de infortunio el    gentilicio deltano dio muestras  de  nobleza, de gallardía, de calidad humana. Hubo muchos, muchísimos héroes anónimos.  Los doctores. Delfín Mendoza, Guillermo Pereira Paiva y Fernando de Unceta, todos profesores del liceo José Conrado Azócar (el primer liceo de Tucupita), decidieron entrenar a sus 14 discípulos en el aprendizaje de inyectar, de diagnosticar determinadas enfermedades, de atender algunos casos de emergencia, y, asimismo, enrolar a la actividad asistencial alumnos de los grados superiores de Primaria para efectuar trabajos de socorro, distribución  de alimentos, cuidados de niños enfermos, etc. Asimismo mucha gente de la colectividad se incorporaba voluntariamente a ayudar en la atención de los damnificados, a dar contribuciones, a ofrecer alojamiento, a hacer suministros de cosas útiles. El comercio local hizo sus mejores aportes, tanto en dinero como en alimentos, enseres y medicinas. Algo parecido sucedió con las empresas petroleras, las que pusieron a servicio de la causa, en ciertas oportunidades, sus hidroaviones para trasladar  las cosas que se suministraban a la población  colapsada.

            Entre esos funcionarios de ejecutorias emblemáticas, como fueron el Gobernador Atilio Araujo, los médicos Delfín Mendoza, Guillermo Pereira Paiva y Fernando de Unceta, destaca la personalidad del joven Andrés Pérez Urrieta, cuya edad frisaba en los 20 años. Siendo  Jefe del Departamento de Archivos de la Gobernación, el Gobernador lo comisionó para coordinar, a nivel de la Entidad federal, todas las actividades de ayuda, socorro y atención de cualquier  naturaleza a la población siniestrada, en virtud de su capacidad en materia de relaciones humanas y de vocación de servicio. Demostró una voluntad incansable atendiendo, no sólo los problemas de la capital tan  congestionada,  sino desplazándose, en circunstancias  difíciles, a los más apartados confines de la región. Andrés Pérez Urrieta se convirtio en la mano derecha del gobierno, y, al mismo tiempo, en la tabla de salvación, en el símbolo de la esperanza de los que padecían la desventura de la tragedia. Dos años

EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA


Gobernador de su provincia, con una idoneidad gerencial sin parangón,  de  lo cual  hablamos  oportunamente. Los coletazos de esta tragedia durante su ejercicio de gobierno tuvieron  una sorprendente connotación, pues una cadena de epidemias siguió  generándose,  lo que con ánimo valiente y talento de estadista supo sobrellevar y sacar la región de graves aprietos.

            El nombre del Dr. Delfín Mendoza figura en uno de los barrios de Tucupita y en una u otra institución deltana, las actuales generaciones ignoran, en su mayoría, quién fue este personaje y cuáles fueron sus más importantes actuaciones o aportes en el seno de la colectividad deltamacurense, y su perfil intelectual y político. Comenzando por lo del perfil intelectual, diremos que Delfín Mendoza fue uno de los médicos egresados de la Universidad Central de Venezuela con mejor expediente profesional, sobre todo en materia de cirugía general; posteriormente cursó estudios de especialización en la Sorbona de París y en la Escuela de Medicina Tropical de la Universidad de Madrid. Tanto en esta universidad como en la de Francia se le distinguió como un brillante profesional, recibiendo valiosas distinciones académicas. En lo referente a sus aportes profesionales en el Delta, Delfín Mendoza consagró los mejores años de su vida profesional a nuestra región, más de 30, salvando vidas, orientando juventudes, desplegando labor docente, defendiendo los valores democráticos de la región y del país. Fue, asimismo, fundador del Hospital Luis Razetti de Tucupita,  de los principales módulos o dispensarios de la región. Junto con los doctores Guillermo Pereira Paiva, Fernando de Unceta, el profesor José Gabriel Lanza y los padres Baltasar de Matallana  y Blanco de las Muñecas,  fundó el primer liceo de Tucupita, José Conrado Azócar, nombre éste que le cambió la dictadura perezjimenista por el de Néstor Luis Pérez;  en dicho liceo el Dr. Mendoza enseñó Biología, y andando el tiempo llegó a ser Director. Durante la satrapía del perezjimenismo Delfín Mendoza,  por defender los ideales democráticos fue perseguido y tuvo


EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA





en Caracas, y había nacido en Maracaibo, Estado Zulia.
           
            No podemos dejar de hacer una reseña de los médicos Guillermo Pereira Paiva y Fernando de Unceta, quienes desplegaron en el colectivo regional papeles protagónicos. Pereira Paiva era oriundo de Barquisimeto, Estado Lara, su abuelo paterno era médico, su padre y su mamá eran médicos, tuvo varios hermanos médicos y uno dueño de una farmacia en Caracas. Según nos dice Pedro Jiménez Cotúa, quien fue su alumno, en su libro Referencias, Guillermo Pereira Paiva es una de las personalidades más cultas, más ecuánimes y más populares de las que hayan jamás puesto la planta en el Delta Amacuro. Era algo moreno, de una estatura bastante deseable:  ni muy alto, ni muy bajo; de frente despejada, un poco delgado de cuerpo, de mirada perspicaz, penetrante,  pero llena de afecto y acercamiento espiritual. Su clara inteligencia y su memoria prodigiosa, en gran manera contribuían a hacerlo dueño de una vasta cultura en materia de filosofía, derecho romano, derecho constitucional, de historia,. de latín, de griego, los que leía e interpretaba tan bien como su lengua natural; y el francés, pues dispersos en su casa había por doquiera voluminosos libros de medicina en francés; era una autoridad en Castellano, ya que conservaba, en todo su espíritu, el contenido de las gramáticas de la Real Academia, de Vicente Salvá, de Andrés Bello, y la gramática histórica, que enseña la evolución morfológica y fonética de las palabras latinas, hasta llegar a formar parte del romance que se constituyó en lengua de España, el Castellano.  Era, asimismo, un gran afecto al deporte, especialmente al béisbol, donde lucía como un arbitro respetable, pues en el banco de su memoria se guardaban los reglamentos de la época  con puntos y comas. Como médico, era el mejor clínico que había en la región, recurría, de ordinario, a una detallada y muy ordenada metodología para  examinar a sus pacientes, y sentía un apego, que tenía mucho de fraternal, por la gente pobre, a quienes le atendía con preferencia. A propósito de esto el Gobernador Rescaniere, un militar con modales de insolente cuartelero, por no poder el Dr. Pereira asistir a una invitación que le hiciera, en virtud de hallarse éste  atendiendo un problema grave de salud de un
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA




gendarmes, negándose el médico acompañarlos, el pueblo respaldó la actitud del galeno, asistiendo mucha gente a su casa para protegerlo de cualquier vulgar agresión, lo que motivó que se le oscureciera mucho más el entendimiento al  ensoberbecido gobernante, quien le puso un cordón de policías, por dos semanas, al valiente galeno en la entrada de su casa;  se le hacía revisión a todo aquel que pedía permiso para entrar.
            Mas el colectivo mostróse consecuente con su médico, montando guardia al lado de los corchetes del gobierno, y llevándole alimento y todo lo que podía necesitar, pues el bendito del Gobernador pretendía aislar el prisionero de todo contacto con su medio: un gesto de atropello sin tamaño. Para ese entonces el Dr. Pereira vivía en la calle Bolívar, al lado de la casa de la señora Rosita Quijada, en la misma acera de la actual quinta de Ceferino Rojas Díaz. El Dr. Pereira Paiva fue el fundador de los primeros equipos de béisbol del Delta, y llevó a sus equipos a jugar en los Estados Bolívar, Sucre, Monagas y Carabobo. Tuvo, en cada momento, el absoluto apoyo y la admiración de la juventud,  siendo él uno de sus mejores ductores. Fue profesor de Castellano en el Grupo Petión, de Tucupita, de manera gratuita, y  profesor de Castellano y Literatura en el liceo Conrado Azócar, hoy  Néstor Luis Pérez, el primer liceo deltano, donde se destacó como un docente maravilloso.

            El  doctor Fernando de Unceta era español, un vasco perseguido por  la dictadura de Franco, desde muy niño había aprendido el francés por su contacto fronterizo con la civilización gala. Había vivido 25 años en París donde estudió medicina y desplegó actividades docentes. Como médico era excelente, y tenía los atributos de sus colegas Delfín Mendoza y Pereira Paiva, una sensibilidad humana sin límites por la gente pobre. Fue director del  liceo Conrado Azócar, donde regentaba la cátedra de francés, con una metodología exclusivamente suya que lo hacía brillar como un gran pedagogo, y como  un verdadero intérprete del espíritu de sus alumnos.


EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA





1919, en el gobierno de Samuel Darío Maldonado, llegan al Delta del Orinoco los misioneros capuchinos de la provincia de Castilla, y comienza en la región el proceso evangelizador y de atención al indígena, que poco a poco, con muchos sacrificios y privaciones, dio lugar a la creación de los diferentes establecimientos misionales que hoy existen en nuestra provincia. La presencia de los padres capuchinos de Castilla ha sido muy provechosa, desde cualquier ángulo que se le observe, pese a los inconvenientes de orden económico, y a veces político, con que han tropezado.  Para el año 1921 fundan la escuela Alí Gómez, la institución docente más importante de la capital deltana, el bastión cultural donde se forjaron las generaciones estudiantiles, y que creó la primera banda musical de la Entidad. Este plantel después de la muerte de Gómez comenzó a llamarse escuela Petión, y pasó a ser un establecimiento público, que aún subsiste como la primera escuela Básica de Educación Primaria, arribando a sus 80 años, y desplegando una fructuosa labor. En ella han enseñado personalidades ilustres, entre las cuales se encuentran:  el padre Samuel de San Mateo, su fundador como dijimos anteriormente, José Conrado Azócar, José Gabriel Lanza, José Núñez, mejor conocido como el Maestro Núñez, David Cohén Vásquez, Victor Mata Varela, Gilberto Gómez, Marcelino Carreño, Francisca de Hurtado, Magdalena Betancourt, José Eusebio Sierra, Nicolás Meneses, José Agustín Fuentes, Sebastián Gil, Emilio Mendoza, Cruz José Marín, Félix Adam,.Maximita de Marcano, Pedro Jiménez Cotúa, Asunción de Gómez, y otros que sería largo de contar. Muchos de estos educadores, todos de vocación, fueron alumnos del establecimiento educativo, como son. José Eusebio Sierra, natural de Barrancas del Orinoco, y quien ejerciera a la postre la dirección de varios liceos en Maturín, Estado Monagas, en El Tigre, Estado Anzoátegui, en Valencia, Estado Carabobo, distinguiéndose como un gran docente, y como un verdadero erudito;  Nicolás Meneses, quien se hizo abogado, deltano, ejerció con gran idoneidad la función docente y asimismo la de profesional del Derecho en Caracas; Félix Adam, deltano, nacido en El Toro, siendo casi un adolescente fue director y
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA




fundador de la primera escuela granja de la región, más tarde adquiere el título de doctor en Pedagogía en la Universidad de la Habana, Cuba, y al tornar al  país, funda la División de Educación de Adultos, dependencia del Ministerio de Educación, donde se distingue como una figura internacional, y  llega a ser decano de la Facultad de Educación de la Universidad Central de Venezuela, y crea la Andragogía, una nueva ciencia, consagrada a la educación del adulto, lo que le da proyección mundial, y al morir ejercía el Instituto Internacional de Andragogía. Muchos de los ex alumnos de la escuela Petión, han desempeñado la función de Gobernador de la Entidad: Fernando Aranguren Cabral, Andrés Pérez Urrieta, Martín Antonio Rangel, Manuel Gómez y Armando Salazar. Hay, asimismo, otras personalidades que han sobresalido en otras actividades: Concepción Quijada (Concho Quijada), quien desempeñó la Presidencia de Fedecámaras, su hermano Manuel Quijada, figura algo polémica en la política del país; Salomón Belfort y su hermano Augusto Belfort, el primero fue un alto funcionario en la Contraloría Nacional  en la época del gobierno del general Medina, y el segundo Jefe del Departamento de Aduana, a nivel internacional, de la Creole Petroleum Company.

            Los misioneros capuchinos fundaron asimismo la escuela Sagrada Familia, cuya edad no baja de 60 años, la que ha seguido manteniendo su estructura de institución privada, con una labor encomiable. Con la presencia de los misioneros capuchinos el fervor católico emerge en el seno del colectivo, y se estructura en el marco de la activa participación del pueblo en los actos religiosos, en la   búsqueda de soluciones verdaderas a las problemas colectivos, en el fomento del espíritu de convivencia y solidaridad en nuestro entorno, y, asimismo, en la adquisición  de  sentimientos  y valores  indispensables de la  vida  civilizada. Asimismo se instituyen las fiestas patronales, las misas de aguinaldo, las procesiones y demás ritos que hoy, como ayer, son tradiciones y costumbres muy arraigadas en el corazón del pueblo, que en su mayoría es católico, tradiciones sembradas hace mas de 80 años. El padre Félix de Vengamián, se considera como el verdadero fundador de las múltiples  congregaciones que agrupaban la colectividad en torno
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA





ingeniero y obrero a la vez en la construcción de la Iglesia ubicada a orillas del Manamo, que luce como un santuario que simboliza el fervor cristiano de toda la provincia. Muchos otros sacerdotes contribuyeron a enaltecer el espíritu del poblador deltano, en los cuales figuran: el padre Alvaro, quien llegó a ser el primer obispo de la Entidad; Baltasar de Matallana, hombre de un gran carisma, que supo penetrar en la sensibilidad de la juventud, de la que fue uno de sus mejores guías, conferencista de gran altura y orador brillante, uno de los fundadores del primer liceo, y, asimismo, cineasta de carrera, a quien se le debe muchos filmes relacionados con nuestra realidad social y geográfica, hechos con el concurso de empresas especializadas de Estados Unidos, donde el ilustre sacerdote participó de estudios y entrenamientos, y fue igualmente narrador de muchas películas relacionadas con la selva amazónica, con Guayana, y con otros temas de interés cultural hispanoamericano. El padre Baltasar nos enseñó, con sus películas, a conocer nuestros propios ríos, sus bellezas, sus habitantes y las costumbres de éstos. Los padres, Basilio de El Barral y Blanco, conocido también como Rodrigo de las Muñecas, son  figuras que entrañan  una gran significación para el Delta y sus aborígenes. El  padre Basilio casi toda su vida la consagró a la etnia guaraúna, fue historiador, escritor y poeta, escribió importantes tratados sobre el indio y su realidad geográfica, sus costumbres, su cultura;  escribió también un  diccionario bilingüe, guaraúno-castellano, castellano-guaraúno, acompañado de normas gramaticales de sintaxis, prosodia y ortografía, con el fin de mantener la estabilidad y pureza de la lengua guaraúna. En cuanto al padre Blanco,  lo mejor de su existencia  consagró al indio deltano, funda en la misión que le tocó regentar un sistema de cooperativas en el  desarrollo agrícola, donde el indígena participaba activamente y con las mejores ventajas, fomentando su espíritu de trabajo, de responsabilidad,  de solidaridad, y lo que era mejor, el sentido de economizar para el mañana, pues es característica generalizada  del aborigen de despilfarrar  lo que gana sin pensar en lo  que puede sobrevenir en el futuro.  Puso en uso una política de viviendas,  de construcción de escuelas y dispensarios en función del

   


también en aquella entrevista, històrica, sin que tengamos duda alguna,
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

la actitud valiente de Armando Salazar al ponerse del lado del pueblo que mayoritariamente rechazaba el polémico Decreto  1011, lo que enaltece la personalidad de Armando Salazar, y honra al terruño que lo vio nacer. Igualmente señala que el ex-Gobernador, en su carrera política, marcha hacia la recuperación de la sensatez y del buen juicio.

            El gobierno de Manuel Alfredo Duplat Pulido, que se efectúa  entre los años 1969 y 1971 se caracteriza por el espíritu de paz, de armonía y convivencia que reinó en nuestra región. Duplat era un dirigente nacional de Copei, relacionado con el quehacer agrario del país, una persona sencilla en su trato, de mucho acercamiento espiritual hacia la gente del campo y de escasos recursos, lo que contribuyó a granjearse, sin esfuerzo, la confianza del colectivo deltano. Por otra parte, soñó construir importantes infraestructuras sobre el río Manamo a fin de controlar las dañinas crecientes,  sin impedir la navegación de vapores y otro tipo de embarcaciones a través de su canal; soñó, asimismo, hacerle  tratamientos especiales a las tierras de cultivo de la región en aras de disminuir el elevado factor de acidez, y hacerlas de esta suerte màs productivas. En  todos estos sueños estuvo presente la  ingeniería alemana, que sería el factor de transformación radical del campo, y el único camino cierto hacia el bienestar y desarrollo de nuestra región; en pos de estos propósitos viajó, de manera reiterada, a Alemania; mas sus sueños no llegaron a materializarse. Duplat Pulido no dejó conjunto alguno de obras propias realizadas por su gobierno de verdadera relevancia, pero tuvo la dignidad de continuar, sin traza alguna de mezquindad, las dejadas por el   gobierno de Antonio Cabral Rodríguez, como fueron las del paseo Manamo, carreteras, etc. Su gobierno mereció el afecto del pueblo, y su persona el reconocimiento de haber sido un gobernante honesto y de atributos verdaderamente democráticos.

            Rafael Figuera Malaver, médico deltano, sucede a Duplat Pulido, cuyo gobierno transcurre entre 1971 y 1974. Rafael Figuera era un tránsfuga de   Acción   Democrática,   que   cuando  esta  organización  perdió  el
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

poder, brincó la talanquera y cayó como un gnomo (un duende) en el solar del partido social cristiano Copei. Sin tardanza alguna fue ascendido al cargo de Gobernador, lo que hizo pensar a muchos que su fuga ya había sido negociada con la dirigencia copeyana regional y que el fugitivo podía convertirse en un azote para mucha gente del partido blanco. El gobierno de Rafael Figuera Malaver se caracteriza por ser personalista, por propiciar el servilismo palaciego, y, asimismo, por poner en uso una política de persecución contra sus ex-compañeros de partido y de otras toldas que disentían de sus procedimientos. Por otra parte, fue un gobierno sin iniciativas propias, pero tuvo la plausible voluntad de terminar el Paseo Manamo, que era una obra a la cual Duplat Pulido le había dado luz verde, y que pertenecía a la administración de Antonio Cabral. Figuera no fue capaz de dejar una realización de verdadera importancia  Si hacemos un parangón acerca de la personalidad política, humana y gerencial  entre Rafael Figuera y Manuel Alfredo Duplat, tenemos:  Figuera Malaver carecía de todo vestigio de sensibilidad humana, fue un político vacío, autoritario, enemigo de oír y discutir las opiniones ajenas, y como tal, siempre creyó ser màs avisado y màs listo que los demás, con lo que se creía autorizado para imponer sus propios criterios. La filosofía de su gobierno era propugnar no el  bienestar del colectivo, sino el  suyo propio, y por añadidura el de sus lacayos o aduladores. Duplat Pulido fue un político de vocación, formado al contacto de la lucha; amigo irrenunciable del diálogo, del intercambio de ideas y de principios:  un demócrata en su punto; dueño de una viva imaginación en provecho de sus gobernados, en especial de los que màs necesitaban, dirigió su mirada a Europa, en aras de  hallar soluciones eficaces a la realidad deltana a través de las técnicas del Viejo Mundo; mientras que Rafael Figuera Malaver hundía sus pupilas en el lodo de las intrigas políticas y en las persecuciones contra los que habían sido sus propios compañeros de partido, con cuyas actitudes no enaltecía la función de gobernante de su pueblo, sino ponía al vivo su estatura  humana, política y gerencial.. .

   A Rafael Figuera lo substituye Emeri Mata Millán, miembro del partido
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA
 
Acción Democrática, un margariteño a quien todos tenían como sucrense; este personaje a la postre se convertiría en el venezolano que desempeñaría en el país un cargo de gobernador por mayor tiempo. Este era su primer gobierno en el Delta, y por suerte, el mejor de su carrera en esta Entidad. No abundó en obras importantes, pero supo realizar una administración honesta,  dentro de los parámetros de la democracia. Siempre fue factible advertir en él poco apego al espíritu de la región, es decir su personalidad nunca reflejó un verdadero acercamiento a la idiosincrasia deltana, no se veía en sus gestos aquella afinidad que vincula siempre a un gobernador con la región donde  gobierna, como sucedía, por ejemplo, con Don Atilio Araujo, y con otros muchos forasteros que han gobernado en nuestra región. En Atilio Araujo se veía latir en sus actos, el espíritu deltano, sentía por las cosas de la región un particular cariño, una identificación de sentimientos. El llegaba en Caracas al hotel Majedstic, para esa época quizás el mejor de la capital, le ordenaba a la persona que se desempeñaba como recepcionista que anotase y le diese el teléfono de su habitación a todo individuo que se  identificase como deltano, y en el supuesto caso de que él  estuviese presente, se le hiciera pasar a la sala de espera  y se le llamara. De ordinario, excepto en circunstancias muy especiales, visitaba en sus respectivas pensiones a los estudiantes del Delta, cualquiera que fuese su nivel de estudio, estuviesen o no becados por el Territorio, donde en ningún momento llegaba a privar para esto ideología política o credo religioso alguno: sólo se requería que fuese del Delta, sirviendo la presencia del Gobernador para estimular el entusiasmo y la responsabilidad del estudiante con su propia persona. Durante esta visita Don Atilio Araujo subsanaba cualquier problema de orden económico o de  otra naturaleza del educando.  Al lado de estos gestos de acercamiento, de estímulo y si se quiere de fraternidad,  había otros muchos que revelaban cuán consubstancial era el Gobernador  con la Entidad y con su gente. El primer teléfono de micrófono de carbón construido en Tucupita por dos estudiantes del grupo Petión, Atilio Araujo al enterarse de este hecho, a través del Dr. Pereira Paiva, médico del cual hacemos una importante reseña en páginas anteriores, visitó a los estudiantes en  su  humilde morada, y el aludido  artefacto el cual le
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

causó admiración y entusiasmo, lo tomó el  gobernante con sus propias manos, y, con la anuencia de los estudiantes,  lo trasladó a su casa de familia, para llevarlo a Caracas. En todo esto se manifiesta un gesto de sencillez espiritual, de cariño verdadero hacia  la gente de la comunidad  que gobernaba, no importándole la condición social,  económica, política o de cualquier otra naturaleza. No podemos olvidar, asimismo, que Don Atilio Araujo destinó parte de su herencia paterna para atender a los damnificados de la creciente del 43. Hay un hecho que causó estupor en el Delta en la muerte del Dr. Félix Adam; para ese entonces el Gobernador Emeri Mata Millán fue invitado por una televisora de Caracas a una entrevista relacionada con aspectos de su administración. Mientras esperaba ser entrevistado el Ministro de Educación, el Dr. Roosen, hacía una exposición sobre la personalidad política e intelectual de Félix Adam, su obra, la Andragogía, ciencia de la Educación de Adultos, y la proyección internacional de esta nueva ciencia en los predios mundiales. Cuando le tocó al Gobernador su turno, la periodista le pregunta qué le había parecido la intervención del Ministro sobre el egregio deltano; la respuesta del Gobernador fue desconcertante:  No le puse mucha atención, porque para mí el Ministro ha sido algo exagerado.  En virtud de la frialdad de la  contestación la periodista ahondó mucho más con su incursión en el corazón del señor Emeri Mata Millán, diciéndole:  ¿El Dr. Adam, Gobernador, no era amigo suyo, o acaso disentía de vuestro gobierno? A lo cual respondió después de un prolongado silencio: Ni amigo ni enemigo, fue una persona a quien casi no traté porque nunca me tomó en cuenta.       

            El ingeniero Emeri Mata Millán, de quien hablamos más adelante sobre sus últimos gobiernos en el Delta, entregó el mando  a Antonio Cabral Rodríguez en 1977, éste, como lo hizo en su primer gobierno, realiza una administración ejemplar. En 1979 lo sustituye Simplicio Hernández, médico cuyo gobierno se prolonga hasta 1981, y se cuenta entre los honestos del período democrático del país. Simplicio Hernández es una persona de admirables cualidades personales que ha hecho del Delta su segunda patria chica; y ha creado una clínica de primera clase en Tucupita que ha venido prestando un servicio de mucha
EL DELTA, SÍNTESIS HISTORICA

importancia al colectivo deltamacurense. Después de Simplicio Hernández surgen los gobiernos de Justo Jiménez y Emilio Clavel Tenorio, gobiernos donde se percibe un equilibrio democrático. En 1984 Clavel Tenorio entrega al deltano Manuel Gómez Rosas, abogado, dirigente de Acción Democrática y persona sencilla, apreciada en el seno del partido y de la comunidad, y conocedora de la problemática regional en todas sus facetas. El gobierno de Manuel Gómez Rosas pasa a ocupar espacio entre los mejores de la Entidad. Para muchos politólogos y analistas políticos latinoamericanos, en especial mexicanos, la humildad es una cualidad indispensable en cualquier gobernante de la América latina, donde la mayoría de la gente participa de grandes problemas económicos, de salud, educación, vivienda, etc., es, sin duda, la mejor forma de vincularse  con la sensibilidad colectiva, en aras de hallarle las más acertadas soluciones a los problemas de su entorno. Hay que comprender que humildad en la función de gobierno no es mediocridad, sino voluntad firme de sentirse igual y hermano de los gobernados, es apertura espiritual para entender las necesidades de los demás;  es renunciar a la arrogancia y a los humos del poder y convertirse en un verdadero pastor de su rebaño, donde no haya discriminaciones posibles, sino gestos de nobleza..., gestos de justicia. La humildad como atributo importante estuvo en la personalidad del trujillano Atilio Araujo, y en la de los deltanos Andrés Pérez Urrieta, Luis Fernando Aranguren Cabral  y Martín Antonio Rangel, también fue forma de conducta de Manuel Gómez Rosas, con lo cual sus gobiernos contaron con la aceptación y confianza del pueblo. Entre las obras de Manuel  Gómez Rosas, se destacan:   un   programa   masivo   de   viviendas,   donde    participan Malariología, Inavi y Ordec, el mayor de toda la historia de la región, lo que condujo a un crecimiento sin parangón de la capital deltana y la creación de las Urbanizaciones: Rómulo Gallegos, Villa Rosas y Raúl Leoni. La ciudad de Tucupita cuya población no pasaba de unas quince o veinte mil  personas,  en un abrir y cerrar de ojos llegó a superar  las cuarenta mil almas. Asimismo se creó Barrio Nuevo en San Rafael de Manamo, con lo cual Tucupita y esta  población aledaña, se han unido. Igual cosa sucedió con las poblaciones interioranas del  Delta, donde el programa de viviendas y consolidación de barrios llegó a su mayor
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

desarrollo. En materia educativa se creó el Tecnológico Universitario Dr. Delfín Mendoza, donde se cursan varias especialidades vinculadas con el desarrollo de la región; fundó una escuela para atender niños con problemas no comunes;  en Carapal de Guara creó la escuela básica Pedro Emilio Aponte,  para honrar la memoria de uno de los deltanos que durante la última dictadura ejerció la dirección del liceo José Conrado Azócar, enfrentando con denuedo y patriotismo los excesos del régimen sin plegarse a la voluntad del sátrapa. Reorganizó la partida de becas territoriales, que había perdido toda vigencia, aumentando el monto de todas y cada una de las becas, desde el preescolar hasta el nivel universitario, que incluía los estudios de postgrado; puso a funcionar los comedores escolares, pues solamente una pequeña cantidad de los mismos se encontraba prestando servicio; creó, en todos los planteles de la región, el vaso de leche, y no solamente el vaso de leche, sino que se institucionalizó el reparto de la lata de leche de dos kilogramos para las madres de escasos recursos, tanto en Tucupita como en las poblaciones del interior de la Entidad. Asimismo se mantuvo el abastecimiento regional de la lata de leche a precio preferencial, que fue una disposición del gobierno del Dr. Jaime Lusinchi, y que en el Delta el Gobernador Gómez Rosas fue celoso en mantener esa política que favorecía a toda la colectividad. Se creó la merienda fronteriza que vino a favorecer sobre todo a la población indígena. En materia salarial se hicieron justos y razonables aumentos en los sueldos de los educadores dependientes del Territorio, a través de una sana contratación colectiva, estas mejoras también se reflejaron en las primas por concepto de hogar e hijos  Se realizó un plan de mejoramiento de infraestructuras escolares y demás organismos que tal requerían, como la Policía y la Guardia Nacional. Algo similar a lo sucedido en Educación se hizo en materia de Salud, el número de médicos creció en todos los servicios que operaban en la región, con el objeto de responder eficazmente a las necesidades de la población;  lo mismo se hizo con el personal de enfermería y paramédicos. En el hospital Luis Razetti de nuestra capital se hicieron importantes trabajos de ampliación y remodelación, para adaptarlo mejor a las demandas del crecimiento poblacional y de los nuevos servicios creados en función  de la medicina moderna;  se creó un ambulatorio y
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

ocho dispensarios en el interior de la Entidad. En lo tocante al grave problema energético con que venía tropezando de manera especial la ciudad de Tucupita y sus barriadas, entre éstas el barrio Delta V, creación del gobierno de Gómez Rosas, se hicieron rigurosos estudios a nivel de profesionales de la ingeniería eléctrica, lo cual condujo a la instalación de tendidos eléctricos en todas las estructuras tanto de nuestra capital como de sus poblaciones adyacentes, mejorando así el servicio de manera radical; pero estas mejoras se extendieron a todas las demás poblaciones del Delta, sin excepción, y donde no llegaba la energía de Guri, se instalaron plantas de la debida capacidad de suministro. Al lado de este programa de mejoras substanciales del servicio eléctrico,   surgió un programa de riego, único en su tipo, con el propósito de reactivar el aparato productivo del campo, un importante pilar de desarrollo. Cabe señalar, asimismo, que durante el gobierno de Manuel Gómez Rosas la industria de la construcción, que en todas partes del mundo es el principal resorte generador de trabajo, funcionó bastante bien. En materia de cultura y deporte, son loables los logros alcanzados en nuestra región durante esa administración, que sin hacer alarde de sus realizaciones,  es una de las que más han contribuido al bienestar deltano. En el año 1986 es nombrado José Guerrero Méndez Gobernador del Territorio  Federal Delta Amacuro en sustitución de Manuel Gómez Rosas,  Guerrero Méndez había ejercido la Secretaría General de Acción Democrática en la región, y, asimismo,  la Diputación ante el Congreso Nacional. Su gobierno fue de equilibrio y ponderación. Creyó en el principio   moderno    que     alienta    especialmente   los   estados    de Europa y muchos de América, según el cual el éxito de un gobierno en el logro del bienestar y desarrollo de un país o de una región no está en la presencia  de un gobernante de cualidades geniales, que ofrezca soluciones mesiánicas a los grandes problemas y se sienta dueño de una capacidad que está muy por encima de la capacidad de cualquiera  de sus gobernados; señala el principio, que ese hombre superdotado no existe, ni puede existir: el buen gobernante es aquel capaz de escoger un equipo de profesionales, en las distintas áreas del  desarrollo, que ponga en marcha el debido funcionamiento de su gobierno, que ha de estar en armonía con las expectativas de la colectividad, para la cual se desea
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

gobernar; Guerrero Méndez no creyó en ese hombre prodigio, que tanto deslumbra a los sectores populares latinoamericanos, cuya mayoría vive una vida de pobreza crítica, y creen que un autócrata, henchido de obscenas e infames ambiciones--que es el único personaje en cuya testa cabe la vanidad de sentirse un genio--, puede redimirlos de sus males. José Guerrero Méndez no quiso ser un hombre prodigio, sino un hombre inteligente, lo cual lo llevó a crear, sin tardanza alguna, un equipo asesor integrado por profesionales que a su juicio eran honestos y capaces, sin reparar en el estandarte político que los arropase. La mayoría de esos especialistas era del partido Movimiento al Socialismo; pero se ofrecían al Gobernador como independientes absolutos; había pocos adecos y algún independiente verdadero. Tan pronto como comenzó a fluir y aumentar la confianza entre el Gobernador y sus asesores, los integrantes que pertenecían al MAS empezaron a colocar en sitios claves a activistas de su partido en las distintas áreas que estaban bajo su influencia:  Educación, Salud, Obras Públicas, etc., con la misión de ir borrando la buena imagen del Partido del Pueblo y de su gobierno en el seno de la colectividad,  e institucional una actitud de aversión hacia los valores espirituales de Acción Democrática y de su obra de gobierno. En Educación, por ejemplo, ubicaron Directores de Núcleo en todos los Departamentos, funcionarios  éstos que en el orden de ideas eran los que dirigían la política educativa en el campo, en desmedro de los sanos principios, y de las  disposiciones del gobierno; algo parecido sucedía en las demás  áreas de la administración pública.   Esta fue   una forma de erosionar el prestigio del partido creado por Rómulo Gallegos, Andrés     .Eloy Blanco y otros grandes venezolanos. Pero hubo otras que hicieron mayor estrago, como fueron las rivalidades teñidas de voracidad que sucedían en el seno del Comité Ejecutivo Seccional, que le dieron la espalda por completo a la militancia de base, y observaron los dogmas de Alfaro Ucero  al pie de la letra... Es de suponer, asimismo, que antes de la llegada de Guerrero Méndez a la Gobernación, el proceso erosivo  estaba en marcha, merced a esa ansiedad canina de los enemigos políticos de Acción Democrática, en tratar de destruirla de cualquier manera; los asesores de Guerrero, tenemos la sensación, sistematizan ese proceso.  José Guerrero Méndez, sin la menor duda, actuó con talento de
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

estadista, no tiene la menor culpabilidad en lo sucedido; simplemente le faltó ojo clínico para escoger a sus asesores, y le sobró buena voluntad en el cumplimiento de su deber. Guerrero  hoy día lleva una vida esencialmente contemplativa, entregada a oficios religiosas, a reflexionar sobre los valores éticos y morales, como herramientas indispensables en el ejercicio de la actividad política, y, asimismo, a la tranquilidad de su hogar. Es posible que las experiencias vividas en los últimos años en el Delta, donde la indecencia en el uso de la diatriba ha llegado a extremos inadmisibles, lo haya hecho intuir que la falta de los referidos atributos ha sido la causa de tantos desaguisados y despropósitos en contra de los ideales democráticos y de la dignidad de muchas personas honestas..

    Para 1987,  José Guerrero Méndez entrega la Gobernación a Manuel Gómez  Rosas, siendo el segundo gobierno de éste, que como el primero, fue de progreso y comprensión. En 1990, Emeri Mata Millán vuelve a ejercer el poder, realiza un gobierno sin ninguna obra de relevancia: una administración bastante conservadora. En 1992, asume el mando el empresario Sarkis Nemer Naín, hombre altruista, amigo de los más necesitados, y uno de los personajes que le han dispensado verdadero interés y ayuda a la etnia guaraúna. En el terreno empresarial fue una persona de admirables dotes progresistas, muy querida del conglomerado por su solidaridad, su sencillez y sensibilidad humana.


            El  ocho de diciembre de 1992, es elegido, mediante el voto universal y secreto, por primera vez, el Gobernador del Delta, cargo que recayó en la persona de Emeri Mata Millán; a partir de este nuevo ejercicio gubernamental, que no emanaba ya del gobierno central del país, sino de la voluntad popular, el margariteño Mata Millán rompe con Acción Democrática, el partido donde se había formado políticamente y donde se le había distinguido con el cargo de Gobernador en el Delta Amacuro y en el Estado Sucre, asimismo se le había llevado como Presidente al Cabildo de Maturín, primer cargo importante con que se inicia en la administración pública. De una manera inusitada brinca al
EL DELTA, SINTESIS HISTÓRICA

solar del partido Social Cristiano Copei, y se convierte en un copeyano fanático, con ímpetus que rayaban en una venganza sin razón contra los que habían sido sus compañeros de lucha.

  
            El Delta por naturaleza es una región agrícola por excelencia para muchos rubros, entre los cuales se cuenta: el plátano, el cacao, el maíz, el arroz, etc. Se sabe que adolecen sus terrenos de problemas de acidez para unos pocos productos, que no son los enumerados; pero esto no ha podido ser la razón de enterrar el desarrollo del agro deltano, como ha acontecido con el señor ingeniero agrónomo, Emeri Mata Millán, y sus sucesores.  

            Ante ese abismo que amenazaba el presente y el futuro de la región, para los nuevos comicios de elección de gobernadores gran parte del electorado independiente y de Acción Democrática decidió unirse en torno a la candidatura del deltano Armando Salazar, miembro del MAS, en aras de destronar la hegemonía de Mata Millán y su camarilla copeyana. Mucha gente que jamás había simpatizado con el Movimiento al Socialismo colocaba pancartas en el frente de su hogar que decían cosas como éstas: En esta casa todos votaremos por Armando Salazar. Yo también hice lo propio, porque se veía en Armando Salazar al deltano, que procedía de un hogar honesto, y a quien todos conocíamos desde su juventud, y para la mayoría del conglomerado era la tabla de salvación, era la alternartiva verdadera del retorno del bienestar colectivo, de la justicia y la honestidad. Armando Salazar ya había sido cuestionado por el partido Social Cristiano Copei de hechos de corrupción cuando  ejercía la función de alcalde; pero esto no podía ser premonitorio de que llegase a ser un Gobernador corrupto y de la talla de Emeri Mata Millán.

            Aquella campaña ha sido una de las más tormentosas que conoce la colectividad deltana; hubo una degeneración de valores morales en el   discurso, que fue un discurso infamante, henchido de odios, de calumniosas diatribas, en el cual los más bajos instintos se habían
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

exacerbado para destruir la imagen del contendor de cualquier manera, demostrando la falta de calidad humana y de convicción política de los oradores, que en honor a la verdad fue muy difícil encontrar en el conjunto un verdadero orador, cuyo verbo, cuya dicción fuesen instrumentos de orientación, de persuasión y exposición didáctica de la labor que habría de desplegar el aspirante en provecho del colectivo deltamacurense, tan golpeado por la demagogia y la deshonestidad de dirigentes y gobernantes. Hubo, asimismo, tanto de parte del bando del Gobernador como del de sus adversarios, una manipulación perversa del voto del campesinado y de la etnia guaraúna. Para muchos observadores, pocas han sido las regiones del país donde la lucha por el voto haya alcanzado tanta degradación, tanta violencia verbal, tanta villanía como en el Delta.

            A través del fragor del enfrentamiento por la Gobernación pudimos recoger algunas luces de lo que podía llegar a ser el gobierno de Armando Salazar, quien se comportó, en aquella contienda, de una manera muy insensata,  vulgar y despreciativa, hasta con su propio electorado, haciendo gala de una desenfrenada altanería y de una censurable arrogancia.  El pueblo, le dio el respaldo necesario, y la victoria fue suya. La alegría tornaba así al seno de todo el conglomerado, que veía en Armando su redentor.  Pero las cosas no salieron como cristianamente se esperaba, el deltano Gobernador sin tardanza alguna vistió el traje del sectarismo, de la discriminación vejatoria y la soberbia en grado superlativo. El lector debe ver el contenido de la página 51, de este trabajo, donde se hace una reseña del comportamiento del Gobernador Armando Salazar al incorporarse a su cargo, a quien la hiel parece habérsele subido toda al entendimiento, y la imaginación haberle crecido a tales proporciones que se sintió ser un hombre prodigio, y comenzó a irradiar, en todas direcciones, soberbia, odios, humillaciones y conminaciones, hasta contra sus propios compañeros de partido. Su gobierno ha pasado a ocupar espacio al lado del de Emeri Mata Millán, como uno de los más incapaces, corruptos y tormentosos de la historia deltana. Para analistas y observadores políticos, Armando Salazar y Emeri Mata Millán son sujetos de una misma estatura moral y política,
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

cuya diferencia sólo es de orden emocional, temperamental; pero sus propósitos, sus objetivos emanan de las mismas inclinaciones naturales: la política como vehículo de enriquecimiento fácil, en desmedro de un pueblo que agoniza por el hambre y la miseria, que sus instintos feroces han generado. Según Rubén Mata, ex-diputado y ex-presidente de la Asamblea Legislativa de la región, Emeri Mata Millán y Armando Salazar son gnomos--duendecillos--de un mismo tamaño, y de iguales atributos: reaccionarios, totalitarios, maniobreros,  quienes usan siempre un doble discurso para mentir al pueblo, como todos los demagogos y populistas. Para el ex-senador deltano Adrián Rivas, Armando Salazar se ha significado como un terrible enemigo de su propio pueblo, un verdadero verdugo con una colectividad noble, acogedora, de acendrados principios morales y democráticos, que ha venido arrastrando una situación económica angustiosa, que la ha llevado a depender del situado estadal por carecer la Entidad de fuentes de trabajo. El primer gesto inolvidable de Armando Salazar para con su pueblo, cuando apenas tenía cuarenta y cinco días de gobernador, fue despedir, sin causa y sin razón, a 1.200 obreros de Obras Públicas, dejándolos canallamente en la calle, y con la misma a 800 educadores. Esta actitud criminal es comparable con caerle a patadas por el rostro y por la espalda a una persona gravemente enferma que yace en el suelo,. indefensa y que pide protección, misericordia...Ahora bien, ¿se puede golpear miserablemente a un moribundo? ...., quien tal hace, ¿no es un verdugo?

            Para el ex-senador Adríán Rivas, si hacemos un estudio comparativo entre la personalidad de Emeri Mata Millán y la bárbara y reaccionaria de Armando Salazar, a buen seguro que Mata Millán resulta ser un ángel frente al deltano Armando Salazar. Yo diría, que el señor Mata Millán puede resultar ser un ángel, en verdad, pero de las tinieblas: un ángel tenebroso...El pueblo en reiteradas oportunidades, cuando llegó a manifestar por las atrocidades del uno o las del otro, ha dicho que Mata Millán y Armando Salazar son personajes del infierno, ángeles de las tinieblas...Es fácil de recordar que con ellos la lucha política entra en un

EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

proceso de degeneración y el síndrome de la corrupción aparece y se institucionaliza como sistema político en nuestra región.

    En el gobierno del profesor Armando Salazar aparecen hechos de corrupción similares y muchas veces más impresionantes que los cometidos en el de Mata Millán. En sus dieciocho meses de gobierno, de 1994 a 1995, hubo derroches que alcanzaron elevado número de millardos de bolívares,  dinero éste que correspondía a sueldos y salarios de funcionarios públicos, de maestros, obreros, cuerpos de seguridad del orden colectivo, etc., lo cual ocasionó interminables protestas y huelgas de obreros, personal docente, policías que tomaron la Prefectura de Tucupita, empleados  y demás organismos del Estado. Sus inclinaciones totalitarias y prepotentes lo llevaron a negarse torpemente a discutir con los obreros y la dirigencia sindical la contratación colectiva, creando una situación de incertidumbre contra su propio gobierno y generando al mismo tiempo odios y resentimientos de la colectividad hacia su propia persona; circunstancia que muestra, con claridad meridiana, la ausencia de talento en su persona, su insensibilidad humana y su espíritu cerril y antidemocrático: ¡un pobre incapaz! Pero más saltan a la vista sus actitudes totalitarias al asumir su persona, con estrepitosa soberbia, las direcciones de su Despacho. Obras Publica, Educación, etc. Los tiranos, y  sobre todo si son de procedencia comunista o cuartelera, suelen centralizar en su persona todos los poderes y todas las instituciones, para cometer con más libertad sus salvajes excesos. Uno de los hechos más pintorescos de su administración, en sus propósitos de aislarse del colectivo que lo llevó al poder, y colocar una nota de originalidad autoritaria en el ejercicio del poder, fue la creación de citas para el público a eso de las tres de la madrugada en su bunker de hegemón airado. Asimismo fue un tirano implacable con la etnia guaraúna, llegando a prohibirle a la prensa conociese el estado de abandono en que la tenía.

            La única obra del profesor Salazar fue el obelisco ubicado a la entrada de Tucupita, para mantener siempre fresco en la memoria de su pueblo el recuerdo de su brillante y ejemplar gestión de gobierno. Dicho
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

obelisco fue de un costo astronómico, con lo cual se habría construido una infraestructura para una Universidad con todos sus requerimientos; en ese obelisco palpita, con ritmo cardíaco, la imagen de un espíritu que subestimó a su terruño natal, al negarse a interpretar la magnitud de las necesidades de éste, y  desviar los recursos destinados a la solución de esas necesidades hacia fines inconfesables...   

 
            Por otra parte, en declaraciones dadas al Sol de Maturín, de fecha primero de marzo del dos mil uno, Elio Cequea Palacios, quien desempeñara el cargo de Director de Administración del Ejecutivo del Estado, el cual renunció por los procedimientos nada transparentes en el manejo de los dineros públicos de la Gobernadora Yelitza Santaella, manifiesta la misteriosa desaparición de la suma de 312.948.435 bolívares, enviados por el Ministerio del Interior y Justicia para ser entregados a las cuatro Alcal­días de la región; dinero éste que fue recibido por el Tesorero del Estado  y entregado a la señora Gobernadora a través de su Secretario Privado, y del cual no quedó el menor rastro. En virtud de esta forma tan sutil de actuar la Profesora Yelitza Santaella, el Administrador Elio Cequea Palacios, puso su cargo a la orden de la mandataria, a fin de que ella nombrase un Administrador que en verdad respondiese a sus inclinaciones personales. El Administrador Cequea hizo hincapié, asimismo, que el escamoteo de los trescientos doce millones de bolívares por parte de la Gobernadora, no podía quedar impune, y en tal virtud se elevaría ante la Contraloría General de la República. Pero ya había ocurrido un hecho muy grave, un año antes, cuando la señora Yelitza Santaella se inició como Gobernadora Interina de la región, el cual reseña El Nacional de fecha 7 de junio del año 2000, de la siguiente manera: LEGISLADORES DEL DELTA PIDEN REMOCION DE LA GOBERNADORA SANTAELLA: La Comisión Legislativa de Delta Amacuro solicita al Congresillo que proceda a la remoción de la gobernadora de esa entidad, Yelitza Santaella, por considerar que administró 17 millardos de bolívares, sin someterlos a un control previo, debido a que la Contraloría General del Estado no funcionó desde octubre de 1999, hasta febrero del 2000. La mandataria
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

regional es acusada de violar la Ley de Presupuesto, porque decretó una ley de presupuesto sin contar con la autorización de la Comisión Legislativa, como lo denunció la Procuraduría General del Delta ante la Fiscalía General.
    Los legisladores regionales: Héctor Romero Soledad (presidente de la comisión legislativa), Argenis Amares, David del Moral, Edgar Betancourt y Zoilo Sarabia, entregaron a la primera vicepresidenta del Congresillo, Blancanieves Portacarreros, un informe en el que exponen los hechos.
    Ayer asistieron a la sede del Movimiento Quinta República con la intención de conseguir apoyo político a su petición. Sin embargo, Luis Miquilena dijo que no conoce la denuncia y evitó pronunciarse al respecto. Los parlamentarios aseguran que tienen soportes legales para despojar del poder a Santaella, y anuncian que en los próximos días gestarán lo que serán las bases del trampolín que impulse al Estado del no hacia terrenos de progreso socioeconómicos y ético, a través de la remoción de la gobernadora interina, siguiendo lo pautado en el artículo 75 de la Constitución del Estado.

   Las travesuras de la profesora Santaella tienen una originalidad cautivadora, que conducen por lo menos a dos reflexiones importantes, la primera: la realización en la penumbra del poder de hechos, poco honestos, que generan desaliento colectivo, como es el caso de los 312 millones de bolívares, donde ha desaparecido cualquier testimonio escrito (solamente una breve manifestación verbal del Tesorero) de haberlos recibido la mandataria; y, asimismo, de haberse negado ésta a esclarecer las dudas; la segunda reflexión, la ingenuidad de la educadora gobernante en creerse infalible, en sentirse la personificación de la anticorrupción, de poder hacer con la Hacienda Pública lo que responda a sus antojos o caprichos, sin que rayase la menor posibilidad de ser sancionada por sus excesos, como en la actualidad sucede con su principal contendor político, Emeri Mata  Millán,  para  quien ella ha implorado fuerte justicia...   





EL DELTA, SINTESIS HISTORICA


Capítulo   III


El Cabildo deltano

    La figura de la municipalidad hace acto de presencia en el delta Amacuro a partir del 26 de agosto de 1928 en que el Ejecutivo Federal designa para esa fecha como miembros principales del Cabildo deltano a los ciudadanos José Vidal Marcano, Celso José Moreno, Juan E.. Figueroa, David López Morales y Julio Bello Vásquez; y como suplentes a Policarpo Rondón, Cruz María Palacios, Ramón Díaz Alfredo Armas Poleo y Luis Ramón Núñez Jiménez, este último el más joven de todos, cuya edad no llegaba a los 20 años, era un dentista monaguense recién llegado de Caracas con su licencia profesional. Todos, sin excepción, eran personas de reconocida honestidad, en quienes privaba un espíritu de entusiasmo y responsabilidad por la región. El escenario de esta instalación fue un salón de la Gobernación de la Entidad, con la presencia del Secretario General de Gobierno por ausencia del Gobernador.  Del seno de los seleccionados por el gobierno de Caracas, mediante una rápida elección, como lo establecía la Ley Orgánica del Territorio, resultó José Vidal Marcano Presidente del Cabildo; Celso José Moreno, Primer Vice-Presidente; Juan E. Figueroa, Segundo Vice-Presidente. Se eligieron también el Secretario del Cabildo, que resultó ser Marcos Delgado, y el Síndico Procurador  Municipal, que recayó en Ernesto Pacheco Labastida. En el mismo acto  fue nombrado como Administrador de las Rentas Municipales al general Luis E. Barberi, personaje éste que para 1936 asumirá el cargo de Gobernador del Territorio, y en 1935 habrá de frustrar un intento de invasión al país, todo lo cual aparece en la página 28, de esta obra. El  señor Ovidio Hurtado se le designa Tenedor de Libros y Cajero de  la municipalidad. Los cargos de Suplentes recayeron en Policarpo Rondón
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

(popularmente conocido como Salado, por su gran espíritu de humor),Cruz Marín Palacios, Ramón Díaz, Alfredo Armas Poleo y Luis Ramón Núñez Jiménez.


    Todos los integrantes del primer Cabildo deltamacurense fueron personas de una  honestidad incuestionable, como ya hemos anotado, y, asimismo, de un admirable sentido de solidaridad para con todos los ciudadanos, sin privar en esto preferencias políticas, económicas ni sociales; a este sentido de solidaridad se unía una gran vocación de servicio en provecho del pueblo y sus necesidades. El respeto a la  persona humana, a la dignidad del hombre, fueron atributos que hicieron gala también entre aquellos servidores públicos, lo que no ha sucedido en estos últimos tiempos en el seno de las alcaldías y de la propia Asamblea Legislativa, donde las intrigas, las mezquindades personales, la diatriba insolente y el golpe bajo y cobarde han sido formas de conducta que han empañado el prestigio de esas instituciones, en aras de alcanzar posiciones partidistas o de cualquier otra laya del individualismo deshonesto.

    El 28 de noviembre de 1929, se instala la Junta de Sufragio, cuyo Presidente era el dentista Luis Ramón Núñez Jiménez, la cual en un tiempo muy breve dio a conocer los resultados de las primeras elecciones para concejales en la región, efectuadas según lo previsto en la Ley Orgánica respectiva. Los concejales principales resultaron ser: Julio Bello Vásquez, Eleazar Gómez, Magim Lagrave, Eduardo Fernández y Policarpo Rondón. Como Suplentes: Ramón Díaz, Juan Yánez González, Francisco  Jiménez, Felipe Figueroa Bello y Pedro Denjoy. Julio Bello Vásquez substituyó a José Vidal Marcano en la Presidencia, quien había venido al Delta por razones de disentir del gobierno del  general Juan Vicente Gómez:  era un perseguido político y persona de capacidad suficiente, por las experiencias vividas en la capital del país  en el desempeño de importantes funciones públicas; era, asimismo, excelente tribuno y de una gran apertura espiritual para con

EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

todo el mundo. El señor Bello Vásquez permaneció en la Presidencia del Cabildo nueve años, que fueron muy fructíferos para nuestra región.

    Desde que hace su aparición el Cabildo deltano, indefectiblemente cumple un rol transcendente, ejemplar, no obstante que su nacimiento se realiza en el seno de uno de los regímenes de fuerza más detestables de la patria. Jamás llegó a convertirse en un organismo sumiso, genuflexo a los mandones de turno; siempre supo levantar la frente de la dignidad y el decoro ante los atropellos de la barbarie y el salvajismo en contra de los intereses del pueblo; nunca renunció a su misión contralora del buen uso los dineros públicos, en propugnar políticas y programas que beneficiaran el bienestar de nuesrtro colectivo. Esto lo apreciamos en los pocos años que vivió del gobierno de Gómez, y en los del gobierno de López Contreras,  de Medina Angarita y de la Junta Revolucionaria de Gobierno presidida por Rómulo Betancourt. Solamente durante los diez años de dictadura perezjimenista se convierte en un organismo bastardo y desleal, perdiendo de esta manera todo poder de independencia institucional, para plegarse a la voluntad omnimoda del déspota. Pero después del 23 de Enero de 1958, renace el Cabildo deltano con un perfil combativo e institucional, en cuya integración participaba un verdadero pluralismo democrático. En el Cabildo que surge en nuestra época democrático participan, con espíritu unitario y monolítico:  independientes, comunistas, adecos, copeyanos y urredistas. El Presidente del Cabildo era Raúl Fuentes, de Acción Democrática, el  Primer Vice-Presidente, Andrés Pérez Urrieta. A pesar de que la situación económica tanto del país como de la  región era deplorable en demasía, se pusieron en uso programas de verdadero interés público en aras de atender las demandas de más urgencia. Pero lo más memorable del Cabildo de la democracia deltana fue la actitud que asumió contra el coronel Luis Aguirre, Gobernador nombrado por el Gobierno Central de Caracas que presidía el Vice-Almirante Wolfgang Larrazábal. Luis Aguirre era uno de esos cuarteleros que tanto han manchado la Historia hispanoamericana, para quienes no hay Ley que puedan respetar, y al llegar al poder se consideran dueños absolutos de los países o regiones que les toca  gobernar, dando escape a sus brutales instintos. El señor
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

Aguirre comenzó por poner en uso una política de despidos y retención de sueldos y salarios a todas las personas que dependían de su   gobierno, de proferir agravios verbales, sin son ni ton, contra cualquier ciudadano sin conocerlo debidamente. Despotricaba de todo el mundo   de   una  manera  desafiante, insolente y villana; carecía el Gobernador de formación doméstica: era un incapaz, un soberbio, envilecido por el poder, que subestimaba a todos sus gobernados. Ante la actitud altanera, en demasía terca y soez del mandatario, que se negaba rectificar y parlamentar a fin de encontrarle una salida deseable a la situación que él mismo había creado, el Cabildo convocó a las organizaciones sindicales las cuales  se hallaban en un proceso de reestructuración, de reagrupación, debido a que la dictadura las había liquidado por completo, con el propósito  de realizar  una protesta masiva, que obligase al Coronel a rectificar o a renunciar el cargo. Asimismo del seno de la Cámara se envió una Comisión al Congreso Nacional y a la Presidencia de la Républica que haría los planteamientos conducentes sobre la realidad vivida en la región. El Cabildo, la Sociedad Civil, los obreros, maestros y estudiantes, al salir unidos a manifestar en procura de que el gobernante depusiera su actitud cerril y despertasen en su espíritu los sentimientos de justicia, de nobleza y  sensibilidad humana, fueron recibidos por el Coronel Aguirre, a través de sus cuerpos represivos, a rolazos y peinillazos, de una manera feroz, dejando en las espaldas y en el rostro del pueblo los estigmas de la barbarie   militar en el ejercicio del poder, sin respetar la presencia de la prensa nacional, la que recogió las fotografías más conmovedoras de aquel tormentoso momento, que puso en evidencia ¡cuán valiente y noble es el   pueblo deltano en defensa de la justicia social y de los postulados de la democracia venezolana!  Luis Aguirre había creado la sensación de que la dictadura aún seguía gobernando en la región.

   El Cabildo puso a la disposición del pueblo: Sociedad Civil, sindicatos, gremios magisteriales y partidos políticos, todo lo que tuvo a su alcance: multígrafos, fotocopiadoras, máquinas de escribir, etc. En el Cabildo se elaboraron e imprimieron contundentes comunicados, de distintas procedencias, que sensibilizaron al colectivo y orientaron la
EL DELTA, SINTESIS HISTORICA

protesta  más significativa contra  tirano alguno que ha conocido el Delta,  obligándolo a huir, inesperadamente, una madrugada lluviosa, vistiendo  extraña indumentaria de labriego: ¡Un fantasma de las sombras del pasado, como son muchos militares hispanoamericanos, que
patean la dignidad de la patria para satisfacer obscenas ambiciones personales!

    El Cabildo deltano, a través de toda su historia, desplegó una labor fecunda y loable, sin llegar jamás a claudicar o asumir actitud servil ante la presencia de excesos y comportamientos autoritarios de algún Gobernador o entidad de cualquier otra naturaleza. No ha habido institución del Delta que haya tenido una trayectoria tan limpia y ejemplar como la de nuestro Cabildo: tanto en los años que preceden al 23 de Enero de 1958, como en los 44 años de democracia. Durante el período democrático: sus presidentes, ediles, secretarios y síndicos municipales realizaron una función incuestionable, digna de mención. A los nombres de Raúl Fuentes, de Agustín Marín Lugo, de José Francisco Narváez, de Félix Marín Medrano, de Epifanio González Serra, se suman otros que merecen nuestro más noble reconocimiento. Asimismo el nombre de Matías Modesto Cequea, como Síndico Municipal durante la protesta contra el coronel Luis Aguirre, y de los educadores Andrés Pérez Urrieta  y Pedro Jiménez Cotúa, el  primero Primer Vice-Presidente del Cabildo, y el segundo como  Secretario del mismo, fueron personajes que cumplieron una tarea importante en lo que tuvo que ver con la publicación de comunicados, acuerdos y resoluciones  encaminada a despertar en la conciencia colectiva un criterio claro sobre la naturaleza y magnitud del problema generado por el mandatario. *El Cabildo del Delta será para la Historia un paradigma del valor inquebrantable, en defensa de la majestad institucional...  



...........* No podemos dejar de mencionar aquí el nombre de Don Ceferino Rojas Díaz, excelente miembro del Cabildo que realizó en los momentos difíciles una labor histórica. Fue un demócrata en toda la acepción del término, y un verdadero altruista.